Department of Land, Air and Water Resources - University of California, Davis
Phone: (530) 902-6030   Email: cepuente@ucdavis.edu   Office: Veihmeyer 127
 

Una historia familiar¡Con tristeza e ilusión!


 

Ay qué problema...

Vete ya egoísmo...

 
 

 

Voy a contarte
una historia familiar…

Una pareja de esas,
ay de las bellas,
halló un problema
que creció en queja,
no echó pa’lante,
hizo el silencio,
entró aquel ángel,
y se dejó de amar.

¡Ay Dios!

Ay qué problema
me causa pena,
esa pareja,
con to’ adelante,
olvidó el voto,
vino un desplante,
ay qué tristeza
y se dejó de amar.

¡Ay por Dios!

Y ahora viven separados
y discuten por centavos,
con el corazón cansado
olvidaron que soñaron.

Y ahora viven indignados
con amigos alineados,
empeñados en desprestigio
terminaron en litigio.

Ya no te quiero,
¡lo que hiciste no tiene perdón!

Y ahora viven acosados
intentando baile y canto,
huyendo de sus mentiras
ay ahondan sus heridas.

Y ahora viven despechados
culpándose el uno al otro,
ay por Dios, que bobería,
cosechan su cobardía.

Y por eso, ay les digo…

Puente de paz…

En serio, se puede…

Con Dios se puede…

Pídele perdón, no lo dudes,
pídele perdón, oh oh oh óh,
practica el amor, no pospongas,
ay sana el corazón. (2)

Oye consejo de amigo
ay confronta tu razón,
que el amor brotó consciente
dentro de tu corazón.

Pídele perdón, no lo dudes,
pídele perdón, oh oh oh óh,
practica el amor, no pospongas,
ay sana el corazón.

-----------------------------
Enlaces:
De la ciencia a la misericordia Desnudo y sin hojita

 

Sólo el amor valiente
vence toda incomprensión,
y por eso es que te digo
ay pídele, pídele perdón.

Pídele perdón, no lo dudes,
pídele perdón, oh oh oh óh,
practica el amor, no pospongas,
ay sana el corazón.

Este canto es sincero,
y por ende con razón,
oye mira no pospongas
y sana tu corazón.

Sana el corazón, se valiente,
sana el corazón, oh oh oh óh,
pídele perdón, se consciente,
ay, acepta tu porción. (2)

Que el amor lo puede todo
tú lo sabes, el amor,
ay aplica ya este coro
y sana, sana tu corazón.

¡Es lo mejor!

Sana el corazón, se valiente,
sana el corazón, oh oh oh óh,
pídele perdón, se consciente,
ay, acepta tu porción.

Ay no digas que no importa,
ay no finjas tu valor,
pues sólo el perdón eterno
es quien da toda razón.

Sana el corazón, se valiente,
sana el corazón, oh oh oh óh,
pídele perdón, se consciente,
ay, acepta tu porción.

Ay como duele, duele,
es rancio el desazón,
ay no lo dejes, no la dejes,
ve, ve y pídele perdón.

Pídele perdón, no lo dudes,
pídele perdón, oh oh oh óh,
practica el amor, no pospongas,
ay sana el corazón.

Sana el corazón, se valiente,
sana el corazón, oh oh oh óh,
pídele perdón, se consciente,
ay, acepta tu porción.

¿Óyeme, se perdonaron?

¡Verdad!

Y tuvieron muchos nietos…

Santa utopía, ¡por Dios!

(Mayo 2001)